Jose Jhoel Mamani

 
HSJ.com Hoy conoceremos a José Mamani –“llámame Jhoel”, ok- destacado artista plástico de nuestro distrito el cual se viene abriendo camino en el difícil mercado nacional y haciendo que su nombre suene cada vez más en este campo.

Jhoel nos recibe en su taller de Mariscal Cáceres, en un ambiente habilitado donde vive donde se puede respirar arte, lleno de cuadros, lienzos y rastros de horas de trabajo pero donde también te sientes observado e intimidado por algunos de sus cuadros, ¿Serán las aves?. Bueno, hablemos “Mi gusto por la pintura viene desde la infancia, desde pequeño he sido muy observador siempre me ha gustado ver la naturaleza, los animales, y los dibujaba con lo que tenía a la mano, por lo general lápiz y colores” nos cuenta para empezar.

A  los 16 años ingresó a la Escuela de Bellas Artes, donde considera que si bien el lugar es el correcto para aprender, de quienes más ha aprendido es de los compañeros artistas debido a la convivencia y al intercambio de experiencias con ellos-“cada uno es un mundo, los errores de uno es el aprendizaje del otro”. Aún recuerda cuando con 17 años él, se hizo pasar por su hermano mayor para poder participar de un concurso de arte, “valió la pena” comenta, ya con 18 hizo frecuente sus participaciones en diversos concursos metiéndose siempre entre los finalistas.

En el 2014 egresó de la escuela con un marcado gusto por el óleo “Es más realista y te permite trabajar capas sobre capas, aunque ahora lo aprecio por el color y por el hecho que me permite trabajar detalles y propuestas como en las aves -muy arraigadas a él- y también por su tiempo de vida”.

Le encantan las aves –ahora entendemos todo- sobre todo los cuervos, así como lo surrealista ya que lo considera como el lenguaje ideal para hallarse y poder expresar sus ideas, y es que  busca plasmar obras que no tengan una conexión con la realidad, imágenes oníricas, de ensueño que corresponden a una exploración más emocional, de nuestro inconsciente. Apela al realismo mágico (corriente de la literatura latinoamericana) ligándola a la pintura por su lado  fantástico, y las licencias que esta corriente da para la creación de seres y escenarios a partir de sueños, permitiéndole representar libremente sus personajes. Pero…. ¿Por qué las aves? “La respuesta aún no la tengo, y quizás ese sea el motivo por el cual las sigo pintando, pero por su estética me gustan bastante, disfruto cuando las dibujo, cuando las pinto, cuando creo estos seres híbridos, me gusta bastante crear sus escenarios y darle vida a personajes tan conectados con la muerte”.

¿Es todo un ritual pintar? “Depende de cada artista, al menos yo, antes de pintar y de preocuparme en que es lo que quiero mostrar en mis obras primero me interesa saber que es lo que tengo dentro, mis miedos, mis frustraciones como artista,  mis sueños, y así ir cargado de ideas para expresarlos en mi trabajo”.

En el 2016 ganó el Art Jam (Volumen III) organizado por Arte Manifiesto, cuya final se desarrolló entre 6 artistas los cuales debían desarrollar sus propuestas empleando sólo el blanco, negro y gris teniendo 3 horas para realizarlas, pintando en vivo en un ambiente lleno de música, expresiones artísticas, y con decenas de miradas puestas sobre ellos, recurriendo a su habilidad, velocidad y concentración. “Siempre me ha atraído este tipo de competencias y el ir contra el tiempo, ganarlo fue lo máximo!” sonríe,  “Me gusta pintar rápido aunque también tengo cuadros en los que voy lento y la pienso para no cometer errores, pero a pesar de eso incluso cuando he ido rápido y me ha salido cualquier tontería considero ha servido para aprender”.

Actualmente cursa una Maestría en Historia del Arte Peruano y se da tiempo para su faceta de docente –Enseña ilustración y acuarela en una escuela de Jesús María- que si bien  ya lo desarrollaba desde la escuela, a pedido, ahora –confiesa- siente que lo humaniza y conecta con quienes gustan y siguen el arte.

En enero último, con motivo del 50 aniversario de SJL promovió -Junto a Populart, proyecto que tiene con su hermano del cual hablaremos en una futura nota- la muralización de los pilares del tren eléctrico en nuestro distrito (lo pueden ver entre la estación Los Jardines y Pirámides del Sol de la Línea 1) la cual reunió a varios artistas convocados por él, toda una odisea para lograrlo si tenemos en cuenta que no contó con apoyo. En febrero participó en una exposición colectiva en la galería Oviedo &  Hohagen en Asia. Si van por Miraflores podrán ver una de sus obras expuesta en la Botica Bar, y está ya trabajando en su próxima exposición, esta vez individual, en el Club Regatas de Chorrillos.

Jhoel nos ha demostrado talento, paciencia y pasión, y seguro le seguirá sumando más sustantivos positivos a esta lista, y si bien ya viene sonando esperemos de el gran paso al corto plazo, sino igual sabemos seguirá en la pelea, total como dice; “El arte es para valientes”.

*Puedes seguir a Jhoel en facebook haciendo click aquí















La ganadora del ArtJam Volumen III

Comparte en Google Plus
    Comenta con Google +
    Comenta con Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario